sábado, 31 de enero de 2015

Vivir así es vivir peor

Me duele absolutamente cada hueso , tendón o célula de mi cuerpo , estoy tan cansada que no tengo ganas ni de ser feliz. He estado trabajando como una mula durante varios días y mi cuerpo & mente han dicho "stop". Y lo malo es que todo ese dinero extra es para no tener deudas, ni siquiera me va a dar para un capricho, bueno si, para un capricho muy gordo, una lavadora nueva, que la antigua se me ha roto. En fin es la vida mas triste, la de los currantes pobres, trabajadores inestables, que tienen que doblarse la espalda para poder vivir muy mal. De este sector laboral somos ya muchos en España, cada vez más, y cambiamos trabajo duro por subsistencia. Ya hemos superado la parte en la que pensábamos comprarnos ropa o ir al cine, ahora dormimos bien cuando hemos pagado todo lo pagable, y sé que no me queda más remedio que seguir partiéndome el lomo, como  "miles de compañeros" que no recuerdan otro deseo más que descansar, descansar...
Porque vivir así no es vivir mejor y aunque lo sabemos hay veces que gusta gritarlo.
Currant@s del mundo: Así no se hace.
Hay que mover el cielo y la tierra para que trabajar no sea más importante que el porqué de nuestro trabajo. Hay que remover la economía para que se reparta el trabajo y el dinero, y aunque nos tengamos que deslomar, que no pensemos nunca que nuestro esfuerzo se lo está llevando "calentito"  Pepito o Juanito, que están en su yate mientras yo me caigo de agotamiento.
La miseria humana se mide por la capacidad de soportar el desgaste  de espíritu, ante la tiranía del poder que nos roba el pan. Que nos convierte en judíos construyendo templos a cambio de continuar con vida. Quizás parece un poco exagerado, pero cuando los medios den más valor a la historia de un hombre que trabaja a deshora para que su familia coma, que a la entrada en prisión de un corrupto , creeré que vivir así; como buenamente "podemos", no es vivir peor.