sábado, 17 de enero de 2015

Me toca la ITV...quiero morir

Hace cuestión de unas semanas he conseguido que mi coche pase la ITV, creo que no sentía tanta emoción poniendo una pegatina, desde que terminé el álbum de "Candy Candy".
Lo primero que te angustia , es cuando recibes una carta diciendo así en estilo formal : " que te toca pasar la itv...y sabemos donde vives...y te vamos a multar eh?, quedas advertido"...y empiezas a temblar. Después asumido el "papelón " buscas cuando puedes coger vacaciones para pasar el proceso, y si tienes suerte y sacas tiempo, lo primero es ir a un taller que te cuesta una "pasta", para que puedas pasar los exámenes exhaustivos que hacen en esta..., ¿que es la ITV?, institución, ¿taller nacional?. En fin , el resultado de la costosa revisión es un arreglo , aun más caro de cosas que tu no entiendes muy bien, porque estaban estropeadas y menos aun ,que es lo que le han arreglado . Y seguimos con nuestro proyecto obligado bajo presión, y lavamos el coche y nos vamos para ese fantástico sitio donde para empezar o has cogido cita hace quince días; porque tu sabías que ese día podías seguro; o te esperas a tu turno que es como esperar a que te den la cartilla de racionamiento...por dios, ¿llegara para mi?, pero no es tan grave solo tenéis que soportar la tensión de si te atenderán o no, unas cuatro horas. Todo esto con el dinero más recargo por haberme pasado del plazo , y el IVA , y rezando por tener todos los papeles en regla. Por último cuando consigues la maravillosa carta para entrar al taller empiezas a pensar: -por favor ¿pasaré el examen ?-, y de repente todos esos aparatos que menean tu coche, y esos operarios tan serios, te producen mucho miedo , y crees que en cualquier momento te van a decir - señora este coche no tiene arreglo. Vamos, que no tengo ni que decir porque.

Srs. encargados de la entidad ITV: ASÍ NO SE HACE.

Pero además nada, es que en ésto no hay nada que salvar. Inventaros otra forma de que los coches esten en condiciones para circularpero esto que tenemos es tercermundista, es vergonzoso, es penoso. Y lo peor de todo es que con un amigo en el taller, todo es más sencillo y lo se por experiencia. No se puede tratar a las personas que están ¡pagando un impuesto! de esa manera, como a vacas...pero sabéis lo que más me duele, que de 10.000 vehículos diarios que se pueden revisar y pasan haciendo el pino para obtener el certificado, nadie dice ni "mu" , con lo cual puede que hasta el término "vaca" se nos quede grande.