lunes, 12 de enero de 2015

El wassap nos viene grande

Hace unos años que convivimos con una aplicación que ha creado un nuevo concepto de comunicación para los humanos. El maravilloso invento del  siglo es el wassap.
Hemos creado hasta nuevas ideas: los grupos de wassap; un lenguaje telegráfico especifico , y una especie de protocolo. Aun así el wassap ha hecho que cambiemos nuestro comportamiento de una forma tal radical que se nos esta escapando de las manos. Ahora si no estas en un grupo es imposible socializar, hay personas con las que pasamos meses sin hablar en propia voz, además como no tiene entonación , o utilizas un montón de "emoticoños de esos" o pueden entender lo que quierany la flojera por escribir hace que nuestros mensajes sean resumidos, se crean muchos malentendidos, y además lo utilizamos tanto para tonterías múltiples conduciendo o en el trabajo, y para cosas importantes, apurando con tal de no hablar por telefono. Y lo mas peligroso, la gente se atreve a decir por wassap lo que nunca diría a la cara, saca nuestra parte mas cobarde y oscura. Nos sentimos seguros tras esa nube de internet , a la que dedicamos demasiado tiempo y atención, intentando adaptarnos a una tecnología imposible ,que tira de nosotros hacia el futuro ,pero si esa enrrgía la empleáramos en solucionar los problemas del presente , la humanidad tendría alguna oportunidad de llegar a ese futuro que tanto nos deslumbra. Pero cuando nos sentimos mal por el hambre, los atentados, la miseria humana, la corrupción... reenviamos un mensaje recordando "tal " injusticia y limpiamos nuestras consciencias, es fácil, es un juego.
En fin por todo esto y por lo que vendrá , digo al mundo en general incluida yo:

ASÍ NO SE HACE

Le pediría a esos inventores y creadores de wassap que sigan  trabajando por encontrar la cercanía de la tecnología y la humanidad , en pos de que la comunicación sea un medio, no un fin. Y a nosotros los consumidores de esta forma de contacto humano, que entendamos que no se le puede conceder tanta fiabilidad  y poder a una actividad tan subjetiva, porque nos convierte en hormiguitas y he visto pasar barbaridades por "creer entender... y querer haber dicho..."y al final nunca habrá nada tan bonito como una llamada inesperada.

Gracias por odiarme
y  hasta pronto.