lunes, 31 de agosto de 2015

SI TUVIERA 20 AÑOS...

Puedo reconocer honestamente que partir de los cuarenta es cuando se empieza a disfrutar la vida.

Bueno, al menos tenemos más claro cómo y donde queremos encontrar la felicidad. Cuando somos jóvenes casi todo nos hace feliz, tenemos toda la vida por delante y nos permitimos perder los días en elucubraciones sobre lo que deseamos y lo que tenemos, pero cuando pasas el meridiano del juego, lo ves de otra manera y pones un pie en el suelo mientras con el otro te las apañas para bailar mientras puedas, porque te das cuenta de la bendición que significa cada segundo que pasas con una sonrisa en los labios. Son tesoros, perlas preciosas esos pequeños momentos en que sientes que está bien que estés en el mundo.

Sólo pasa que ahora que sabemos cómo hacerlo y le hemos cogido el truco a levantarnos del suelo tras cada caída, nuestro cuerpo nos dice que hay cosas que ya no podemos hacer...vaya, ahora que no tengo miedo a darlo  todo por ser bailarina mi lumbalgia me recuerda a base de dolor que ese sueño ya se lo llevó la marea hace tiempo.Ahora que le he perdido el miedo a los hombres, que sé reconocer lo que "me gusta y me conviene"...mi cuerpo tiene un cartel que dice "veterana de guerra", con lo cual lo que "me gusta y me conviene" ya tiene vista una chica más guapa y joven que yo, normal. Ahora que mi mente es capaz de centrarse y aprender como si fuera una esponja, y mi curiosidad no tiene límite, no tengo unos padres que me subvencionen el lujo de estudiar...

Si pudiera ver a mi "yo" de los veinte, le daría un bofetón que la espabilaba. Es un coraje, ni siquiera frustración, es rabia...¿Porque no puedo tener veinte años ahora?, ¡¡Ehhhh, universo!!.Me comería el mundo, haría todo lo que sé que siempre he deseado. No me engañarían tan fácilmente, me arriesgaría, tendría más paciencia y más prisa, y no aguantaría ni una palabra que me desalentara...bueno hasta eso es injusto porque en verdad todo eso podría  hacerlo, ¿no? pero la sabia naturaleza en su infinita sabiduría te dice que no, que ya no es posible, estoy aquí, en esta preciosa edad que es un lujoso tesoro que a nadie puedo mostrar, porque está escondido en un castillo algo grotesco y lúgubre...

Pronto cumpliré incluso un año más, lo espero con ganas, porque es tiempo regalado de más, porque lo voy a aprovechar hasta el último minuto. Vendrán malos momentos, seguro que habrá días grises y noches de llanto y soledad, pero ahora sé que conseguiré mirar hacia adelante, sabré sacudirme el polvo y buscar todo lo que sé que me hace feliz bajo las ruinas de lo que quede, la música, la danza, las palabras, los atardeceres, las sonrisas de gente buena, y yo misma...

He aprendido a respetarme, a quererme y a reñirme, y como si tuviera todo el tiempo del mundo pienso matarme en buscar lo que deseo, como si tuviera veinte años, me da igual lo que diga el almanaque. Eso es lo que mi corazón me dice que debo hacer, aunque sólo se quede en un sentimiento efímero que mañana llore sobre mi almohada, porque hasta éso por mis canas sé, que las emociones se sienten hoy y mañana ya no están.

Toda ésta exaltación de energía no significa que me vaya a ir mejor, aunque pareciera que decía eso,  la vida no mejora a partir de los cuarenta, es peor si cabe, pero uno empieza a reír de cosas que antes te enojaban, tu fuerza está en tu interior y tu experiencia, y si te vas a dormir sin haber llorado ya sabes que eres un campeón. Pero sobre todo en ésta etapa cuando te toca tragar quina, no empleas tu fuerza en odiar si no en soportar.

Si todo sale bien, ahora empiezo yo la segunda etapa, igual de dura o más que la anterior, con menos fuerza, con achaques, pero con una experiencia que mi "yo" de hace veinte años envidiaría.

Si las puertas de tu vida madura se han abierto, si has sobrepasado esa línea en la que la existencia se dobla y te encuentras bien, te doy la enhorabuena, porque tu eres de los que estás ganando algo en el juego absurdo de la vida, pero si por el contrario a pesar de haber pasado a la madurez sigues llorando y sufriendo...siento decirte que te estás perdiendo la mejor parte de tu viaje...Que tiempo tuviste de aprender, que a partir de los cuarenta también hay vida y que ésto es lo nos llevamos, el orgullo de haberlo aprovechado todo, aunque ¿quien sabe? puede que leas ésto y te lo plantees,  puede que aun estés a tiempo. ¿Que harías si tuvieras veinte años?