viernes, 28 de agosto de 2015

Deportes de Riesgo: LABORING.

Hoy no sé que decir. Escribí algo que no debía y me llamaron la atención. No creí nunca que mis palabras tuvieran tal poder. Resulta que hablé feo, de cosas que no debía  porque estaba muy enfadada, y al parecer he hecho un daño que nunca pudiera imaginar. Yo que expresaba sentimientos de profundo dolor, no me di cuenta que con ello estaba haciendo daño, y lo voy a pagar caro. Me he quedado sin trabajo.

Muchas veces hacemos eso, expresamos nuestros sentimientos porque vamos a estallar, creyendo nuestra actitud inofensiva, y no vemos que hay personas que se lo toman a pecho. Luego nos dicen que debemos ser sinceros, pero bueno, el error tendrá sus consecuencias.

 Lo malo es que yo en este caso en especial, no puedo arrepentirme, no porque me alegre del dolor ajeno, si no porque si no hubiera sido por esa matanza de relaciones que al parecer he provocado, no me habría dado cuenta que al final, y aunque muy malherida y sin bandera que alzar, salí superviviente. Tenía que ocurrir para que yo me decidiera de verdad a coger un poco más cerca aún las riendas de mi vida. He decidido seguir adelante, como tantas veces digo sabiendo que el camino es tan doloroso que preferiría quedarme aquí, pero como éso no es algo que pueda elegir, no me queda más remedio que seguir respirando. Y hoy día para respirar hay que tener trabajo, Pero hoy día en España no hay trabajo, así que puede que tenga que dejar de respirar.

Estoy muerta de miedo, no sé donde terminaré, no sé cuantas deudas dejaré, ni siquiera sé si conseguiré salvar algo o iré a peor hasta terminar bajo un puente. De pedir perdón ya estoy muy cansada, al fin y al cabo sólo es dinero, y además nadie perdona, ni siquiera yo, y por otra parte no puedo seguir como un pobre ratón comiendo de las miguitas que van dejando otros, también me harté. Aunque a nadie puedo reprocharle tan grave error por mi parte, pues fui yo siempre la floja que se conformó. Pero ahora que los miedos van pasando voy a coger fuerzas y me marcho, atravesaré el oscuro bosque y me alejaré del único sitio que he conocido, sin saber si quisiera si encontraré algo, meditando bien que quizás pronto me arrepienta de haber dejado de conformarme y eche de menos las migas de los demás.

Ésto se llama en psicología salir de la zona de Confort, pasar de un salto por la de riesgo y lanzarme de cabeza a la de Peligro. No es recomendable hacer esto muchas veces en la vida porque la caída puede ser tremenda, es más hay muchas personas que no lo hacen jamás, nunca, no se les tercia o no tienen la necesidad, o el universo es así de mamón, pero hay gente que vive entre la zona de confort y alguna salida a la de riesgo toda su vida...que envidia.

Yo no sé si podré resistir mucho tiempo, admiro a esas personas que se lanzan con una maleta a probar suerte, yo no puedo...no se que pasará, y eso es muy duro para una niña burbuja como yo. Como tonta me consuela que sé que media España está en las mismas circunstancias, mientras la otra media, son unos gordos  burgueses quejándose de tonterías, cuando hay familias que se están muriendo de hambre justo aquí, no hay que irse a Zimbabwe para ver la pobreza y la miseria...pero es muy bonito y muy sencillo mirar para otro lado y decir..."ellos se lo habrán buscado".

¿Y si me convierto en un desecho social?, una carga para los que me vean arrastrar mi vida a lo peor, un estorbo visual y sensitivo, pobres ignorantes, se creen que no se van a morir igual que yo, se creen que se van a llevar con ellos sus riquezas, como los faraones...Yo no quiero oro, no quiero ni siquiera placer, me conformo con poder estar en la zona de peligro y poder sonreír a la vez. Porque sin pedirlo alguien me abrazó mientras lloraba, porque alguien se acordó de mi y me ofreció su mano, porque creo que sí hay gente que me quiere, seguramente todos los que no vieron insultos sino sentimientos de dolor y porque si tengo un solo motivo para sonreír voy a aprovecharlo. Esa es la verdadera riqueza, la que no se consigue con dinero, quizás aquellos que me llamaron la atención por mis palabras no lo entiendan, pero en esta ocasión este mensaje no va para ellos, nunca lo entenderían...

Gracias a J y JR...la razón de mi vida.