lunes, 10 de agosto de 2015

¿Has vivido hoy?

Mi gata ha parido, mi móvil ha muerto, he visto dos documentales sobre la raza humana, he descubierto que tengo un amor platónico, se me acaba el dinero, estoy sola, me duele el alma...Cuantas cosas me ocurren y que poca importancia tienen, aunque todas aportan una ayudita para entender ésto de la vida algo mejor.

He visto como mi gata que era independiente y protestona, que siempre estaba jugando y cazando cucarachas, se ha convertido en  madre, ha sacado su instinto más profundo, el mismo que tuve yo en su día. Ha parido sola,  ha lavado a sus crías una y otra vez, y se ha echado sin comer ni beber, sin protestar, dolorida para que sus pequeños bultitos ciegos beban de ella la vida...nadie se lo ha explicado, nadie me lo explicó a mi, sólo sucedió y verla ahora me recuerda a esos momentos en los que yo también tuve mis bebes robándome la vida, y lloro y lo agradezco, porque creo que parte de mí como mujer, vino a este mundo para eso, para regalar vida...

Nuevamente me he quedado sin móvil, pero esta vez del todo. Murió el viernes con los comercios cerrados y aún no he podido ir al técnico, ésto me ha servido para ver hasta donde lleva mi vida en verdad. Internet, un móvil te da la sensación de que puedes llegar a cualquier sitio, en tu manos está el mayor poder creado por la humanidad "la comunicación", pero resulta que si cortas ese fino hilo que te une con el mundo, tu mundo se reduce tanto que puedes sentir casi como si cayeras desde el cielo para terminar en un zulo de realidad. Durante dos días, me había comunicado con otras personas de forma verbal una media hora a lo sumo, por lo que esta mañana cuando esperaba en la cola del médico, mi necesidad saltó a mi boca, y lo que empezó con una pregunta del turno de una mujer que también esperaba, terminó siendo el principio de una posible amistad. Durante una hora esa mujer y yo hablamos de la vida, del dolor, de los hijos, de la sociedad...me hizo sentir libre, el hablar libremente con alguien quizás porque era un extraño, que a su vez necesitaba también ser escuchado. Antes tenía mucha prisa por arreglar mi móvil, y en verdad me apura que puedan preocuparse por mi, pero me siento bien, y creo que es porque si cortas ese hilo con el mundo llamado móvil, renace otro yacimiento de comunicación y conexión, ése que viene de fábrica y que últimamente utilizamos poco, acercarnos a nuestros semejantes, pero acercarnos de verdad, no solo los buenos días, las tres frases correctas y una cordial y cariñosa despedida, me refiero a compartir aquello que nos pesa y comprobar como cada persona tiene también su propio peso.

Para poder sentir y pensar todo ésto me ayudó mucho ver un par de documentales en internet. Me han recordado: por una parte de forma  antropológica, paleontológica, y de otra parte de  forma específica con la historia de  cuatro mentes privilegiadas de nuestra humanidad como son: Galileo, Newton, Einstein y Hopkins, que sólo somos unos bichitos que intentan proliferar, y que nos  hacemos demasiadas preguntas que muy pocos son capaces de llegar a responder. Nos preguntamos tanto de dónde venimos como hacia dónde vamos, porqué  y para qué estamos aquí. Pero yo creo que buscamos las respuestas muy lejos o muy cerca, y creo que no logramos mirar cada cosa  a la distancia adecuada, queremos verlo todo bien desde una única distancia, como si solo fuera posible una única realidad. aunque si algo vamos teniendo claro es que la existencia es movimiento, y que tenemos que mover nuestro sitio constantemente  para ver algo que nos es imposible ver, tenemos que movernos entre las hondas atómicas de los agujeros negros y la imagen de mi gata comiéndose su propia placenta mientras acogía dos gruñidos chillones en su regazo hinchado... y todo éso es vida.

Con todo ése material para meditar e interiorizar,¿ cómo puedo andar pendiente de que mi dinero se acaba?, que pronto andaré debiendo favores y trabajo. Así que aunque me apasione todo lo que está más allá de nuestro alcance y comprensión, tengo que poner los pies en el suelo, y buscarme la vida para conseguir trabajo, dinero, ayuda. Porque soy uno de esos bichos que luchan por vivir, aunque no sepan exactamente porqué, porque si estás vivo  tienes que seguir, no hay otra dirección, puedes protestar sentarte, y patalear pero la vida te llevará hacia adelante quieras o no, y hasta el último día de tu vida seguirás haciendo algo por seguir, aunque ese algo sea morir, porque al fin y al cabo solo es el grito de nuestro instinto más profundo, el instinto de que todo continúe, de que la especie sobreviva.

Pero a pesar de todo, mi corazón tiene sus propias convicciones, y yo valoro mucho lo que dice mi corazón y mi intuición, y sabiendo la levedad de la importancia de vivir, me he dejado llevar por una ilusión de chiquilla, un amor que me da un motivo de sonreír a pesar de tanta plaga humana.
el caso es que no sería nunca posible que pudiera ser correspondida, nunca, sin embargo tengo concedido unos minutos en los que él y yo estamos solos, todo desaparece, la música, la gente. Viajo con ese don que tenemos de la fantasía, más allá de la existencia y el dolor,  y cojo el más sabroso de los manjares, el instante real que estoy viviendo. No le imagino besándome, no deseo ni siquiera atraer su atención, quiero seguir siendo una amiga más, una persona que le resulta más entrañable que otra cosa, y a la que dedica unos minutos educados y cariñosos. Quizás soy conformista, pero a mis años, es mejor aprender a conformarse y apreciar cada instante porque el tiempo apremia y el gran examen final parece más cerca.

Y todo ésto lo vivo así porque estoy sola, no es mejor ni peor, sólo es otro sitio desde el que ver las cosas, donde puedes observar y aprender, o protestar porque en compañía se veía mejor...Quizás hoy no hablo sobre nada en especial, o puede que hable de todo. Puede que suene absurdo pero a veces los grandes descubrimientos los hacemos todos los días, cuando observamos lo que ocurre a nuestro alrededor desde su sitio exacto, cualquier cosa o todo en conjunto, si miras bien todo tiene su respuesta en tu corazón, desde el movimiento de los planetas hasta la velocidad a la que laten los corazones...


Solo vive de verdad cada uno de tus días.


.