miércoles, 30 de septiembre de 2015

¡NO AL ABUSO! di NO...

Lo logré. Me siento orgullosa de mi misma, hoy es el primer día de mi vida que conscientemente y en contra de mi naturaleza he cogido el control de mi vida y he hecho lo que tenia que hacer.

No hace mucho me enteré por una serie de test psicológicos que se hacen en internet, que tengo cierta dificultad en las relaciones sociales. Muchos de mis amigos me dijeron que yo no tenía ningún problema y que no debía prestar atención a esos test, pero cierto es que mientras que iba contestando las preguntas, yo misma me iba dando cuenta de que ciertamente, tengo una cobardía social bastante notable que desfogo en mi blog, donde no me avergüenzo de expresar lo que sea que desee expresar. Sin embargo en el mundo real, en el ámbito de reuniones, amigos, contertulianos, etc... desaparezco como persona, mi presencia se nota menos que cortarse las uñas con epidural....Ya de niña lo sospechaba...Tengo serios problemas para expresar mis deseos-sentimientos-emociones, de forma asertiva...o desertiva... soy capaz de hacer escapismo, aguantarme, mentir o convertir la mentira en realidad con tal de no enfrentarme a una situación violenta, soy capaz de ir a un convento y hacerme monja por no hacerle un feo a la madre superiora, en fin. No tengo costumbre de enfrentarme a las personas.

Pero hoy he sido una campeona. Ha venido el niñato engreído del recreo, pretendiendo que crea que adorarle es un favor, y yo con mis gafas, y mi personalidad enclenque le he enfrentado y le he dicho; NO.

He dicho a alguien lo que debía y me he quitado de en medio un problema, lo he hecho tan bien que hasta él se ha quedado sin argumentos, puede que nadie lo entienda....pero no me importa, he seguido lo que me decía mi corazón, mi intuición, sin miedo, sin necesidad de una prueba, sé que he hecho lo correcto, pero me ha costado sudores y lágrimas. No es fácil hacer algo a lo que no estoy acostumbrada, a pensar, y sopesar, lo que más me conviene, lo que me apetece, lo que quiero, lo que me están usurpando...y soltar todo lo malo honestamente, decir NO a la manipulación, sea cual sea. En el trabajo, en tu pareja, tus amigos, si te cuesta ponerte en tu sitio como a mí, te digo que no debes consentirlo ni un segundo. Es maravillosa la sensación de saber que no volveré a consentir que me pisen. Dudo que tenga el temperamento suficiente para que mi queja sea siempre contundente, pero al menos aunque temblorosa y en voz baja aun, pero ya sé plantarle cara a los aprovechados.

Puede que para cualquier persona esto sea algo de todos lo días, pero hay ciertas personas que tenemos muchos problemas para poner a los matones en su sitio, y nos llevamos toda la vida dejando que nos roben el bocadillo, que nos bajen los pantalones o que nos pongan un mote, porque nos da miedo enfrentarnos.

Pero hoy tras toda una vida de pardilla, he dicho NO, le he cantado las cuarenta a mi acosador de turno, le he dicho las cuatro verdades del barquero y lo he dejado con un palmo de narices.

Dios mío, creo que ésto me lo merecía desde la infancia, hace mucho debía haberme dado cuenta. Y ésto sólo es el principio, conmigo no se pasa ya nadie más.. Puede que me quede sola, porque no quiero jugar a las tonterías de los demás, pero mejor eso que hacer cómo que me divierto, sólo por que es lo que todos hacen, por miedo al rechazo,  porque sé que para ellos soy la rara.

Pero  a partir de ahora, la rara que da grima, se va a ganar su título porque igual que regalo sonrisas y cariño a quien lo merece, a partir de ahora no tendré problema en decir lo que siento, lo que quiero, y lo que no quiero, pero sobre todo lo que más feliz me hace es saber que éste tipo de situaciones se pueden cambiar, es muy complicado, y lo primero es saber y aceptar que se tiene el problema, reconocer nuestras carencias nos ayuda a mejorarlas, y yo intento ser cada día mejor, pero no para los demás, si no mejor para mí, más feliz conmigo, con mi vida, porque es la mía. Benevolente con mis errores pero seria para emplearme en apostar por mi, no quiero sufrir más, no quiero que sea más importante lo que me piden los demás, que lo que deseo yo, por miedo.

¿Si te sientes acosado?, ¿si sientes que se están aprovechando de ti, que no te tienen respeto, y eso te duele?, te doy este consejo : Échale valor que no pasa nada, ponte frente a tu problema y dile NO.

Yo lo hice...y hoy me siento muy orgullosa. Seguro que tu también puedes...