sábado, 19 de septiembre de 2015

EL SHOW DE TRUMAN

Soy la persona más desconfiada del mundo.

A mis demasiados años estoy sana.
Tengo dos hijos sanos también, que además de guapos e inteligentes, son educados y tienen valores, verles reír me hace sentir la madre más orgullosa de la tierra. 
Tengo a mi madre viva. 
Tengo para comer cada día. 
Tengo un hogar. 
Tengo amigos de los de verdad, de los que me quieren, no muchos pero los suficientes. 
Tengo belleza, aun me permito que me ronden, y decir "no gracias" con dignidad y honestamente si mi corazón no ama... 
Tengo una capacidad de adaptación increíble. 
Y lo más importante he encontrado el trabajo de mis sueños, al fin estaré encima de un escenario...

Y sin embargo no tengo nada que decir, no me creo nada.

Dentro de mí, sopla un viento frío que anuncia mentiras, valores sobrevalorados, exageraciones, pero sobre todo mentiras. Pronto vendrá la realidad a mi puerta y volveré al sitio donde siempre he estado. Por eso ni el mejor curriculum del mundo me convencería. 

Durante toda mi vida me lo creí todo. Nunca dude de la buena voluntad de las personas, del amor que me confesaban, de que lo que ganara con trabajo sería siempre mio, pero un día me di cuenta que todo es cierto según queramos saber la verdad, y aprendí a ver la verdad más allá de las apariencias.

Me siento como en el show de Truman, un trabajo predestinado, una vida inamovible, todos los caminos que parecen poder sacarme de aquí están curiosamente cortados, creo que si sigo remando daré con el final de mi espacio.

De vez en cuando entran personajes temporales, normalmente a los directores les gusta mucho el "rollo romance y drama", para darle más emoción a la historia, pero... ¿ y si yo lo que quiero es otra vida?, no otro amor, no otro trabajo, ni siquiera otra familia, ¿y si lo que quiero es otro yo?, que no haya sido programado desde el primer día para ser como soy. Mis miedos me los causaron para que no pudiera escapar, y aun así me he aventurado más allá de mis más terribles terrores para buscar la respuesta, pero ¿saben que?, quizás  la respuesta es que pronto me encontraré chocando contra el propio decorado de mi absurda vida.

Cuando vi esa película me preguntaba ¿porqué el personaje no se conforma con esa vida perfecta?, ¿porque tiene que salir a buscarse problemas?, todo estaba bien en su mundo, una esposa perfecta, y un buen trabajo, amigos, salud...en su show, todo era como pretendemos ser nosotros en la vida real y sin embargo él no era feliz...Es una interesante analogía entre la historia que ésta gran película cuenta y  la vida real con la que nos enfrentamos a diario.

¿En qué se diferencian nuestras vidas de las de ese personaje?, ¿de verdad tenemos esa libertad?, ¿tenemos la libertad de escoger la nada fuera de este mundo que conocemos?, igual que Truman decidió salir a lo desconocido, sin red, ¿somos nosotros capaces de dejar nuestra cómoda vida para encontrar más allá lo que deseamos? 

Yo creo que cada uno decide hasta donde se quiere creer de la historia, los listos que se la tragan sin preguntar suelen tener éxito y una vida feliz, pero los que notamos algún desajuste en la lluvia o en la iluminación, solemos tomárnoslo mal, y desconfiamos de todo y de todos, empezando por nosotros mismos. Y no es por deprimir pero al observar la vida de las personas ves claramente como al que le han ido las cosas bien, le han ido siempre bien, pero al que las cosas le han ido mal, también le irán siempre mal y jamás conseguirá cambiar, siempre le seguirán yendo mal, y siempre tendrá la esperanza de que las cosas cambiarán.

 Pero si las cosas no cambian ¿Por qué esforzarnos en tener la  ilusión de que nuestra vida puede cambiar?, ¿Por qué he de creer que todo eso que aparentemente tengo, existe de verdad?

 "Más alimenta al hombre la ilusión que el alimento".

¿Si la vida siempre va a ser igual?, ¿si mi yo del futuro es como el del presente pero más deteriorado?...¿que sentido tiene seguir?, otra cosa sería que pudiera creer que con setenta años voy a estar de Fiestas en Bali  y con una Sala de Teatro propia para artistas noveles, pero sé que eso nunca va a pasar. Si mi vida fuera a tener un final feliz y divertido, pues mira, yo me espero y seguro que al final todos nos reímos de ésto, pero es que las cosas no son así. Parece un chiste, pero es la verdad, tu naces, creces, te reproduces, trabajas toda tu vida removiendo mierda y con la nueva "Calidad Social" te mueres...y desapareces.

La gente se ha dado cuenta de este vacío existencial, y buscan llenarlo con más mentiras, la sociedad está como loca, van a todos lados todo el tiempo muy deprisa, trabajando, comprando, cambiando, hacen muchas cosas, se la pasan viajando, de bares, riendo, durmiendo, volviendo al trabajo, el gimnasio, la zumba y todo siempre feliz...   ¡Ah!...¡BASTA!

¿Que prisa tienen por vivirlo todo?, ¿dónde están esas tardes perdidas?. Esas charlas de nada. Ese estar en casa, ese dejar pasar los días uno tras otro sin la ansiedad de que se te va la vida. Los jóvenes porque son jóvenes y los viejos porque son viejos, ya nadie se conforma con una vida mediocre. 

Nadie quiere, todos se aburren, la gente sale a la calle escopeteada, a cenar, al cine, pagan lo que sea para que les entretengan, construyen familias de anuncio, hacen viajes, están constantemente gastando su vida en asegurarse de que están viviendo. Pagan a golpe de tarjeta sus propias mentiras. Es agotador. Yo prefiero vivir poquito y cierto. Que la confianza la carga el diablo, la vida es como es, aburrida, estúpida y monótona por más decorados que le pongan...

Y por cierto, ya para terminar reconozcamos que los decorados de la mía dejan mucho que desear...se ve que el "Show de Sonia" siempre fue un proyecto de escaso presupuesto, con peores actores y guión de pena, que a nadie interesa...pero que inevitablemente he de continuar. Pero que quede claro, que desconfío, y seguiré sin creerme nada. 

Buenos días, y por si no nos vemos, buenas tardes y buenas noches.