viernes, 27 de febrero de 2015

¡Viva la Benemérita! pero por ley!

Hoy iba tan tranquila en mi coche cuando vi una patrulla de la guardia civil, inconscientemente pensé si llevaba todas las cosas en regla y el estomago se me hizo un nudo ante la inseguridad de que un piloto se me hubiera fundido en mi desconocimiento. Y sin querer vino a mi cabeza una historia de mis abuelos de cuando los tiempos de "el hambre" y la necesidad en España. Resulta que unos campesinos venían de "rebuscar" garbanzos cuando los encuentra la guardia civil y mantienen una conversación:
-¿ Quien va?
-Somos campesinos señor.
-¿Y que lleváis en el zurrón?
- Unos garbanzos.
-¿no sabéis que esas tierras son privadas?
- No, señor guardia ,nosotros pensábamos que estaban libres.
-Pues la ley es la ley y tengo que llevaros al cuartelillo .
-Señor guardia tenga usted piedad que los garbanzos son para mis niños que no tienen que comer...
- A mi me han dicho que cuide estas tierras y que no pase ni una y esto os servirá de escarmiento, para que aprendáis.

A los pobres campesinos les quitaron todo lo que tenían encima para pagar la multa y luego los martirizaron para que escarmentaran .

Curiosamente según pasaba con mi coche al lado del guardia, me paró y pude observar la conversación de otro señor, con su vehículo detenido también:

 
-Buenas tardes, documentación del vehículo.
- Aquí tiene agente( entregó todos los papeles)
- ¿Ha bebido usted?
- No.
- De igual manera sople aquí. ¿Sabe usted que iba a 65 en zona de 50?.
- Pues la verdad no me he dado cuenta, vengo del economato con una furgoneta que me han prestado y llevo comida para mis hijos ¿ tan grave es?
- Caballero, la ley es la ley.
- Pero ¿me va a multar?
-Yo solo cumplo con mi trabajo. Vaya usted a cualquier banco para pagarla,-y dicho esto le entregó un papelito. El hombre con la cara consternada miraba el papel, intentando asimilar el palo .

Al día siguiente el hombre vivió una verdadera angustia ,tubo que vender un reloj de su abuelo ,fue en autobús muy temprano hasta el banco donde pasó dos horas esperando para pagar la multa, verdaderamente eso le había servido de escarmiento para no volver a pasarse de la velocidad establecida por ley, porque la comida de sus hijos dependía de ello.


Realmente esto ocurre hoy así. Vejaciones pero con buenas palabras, saqueo pero con la ley por delante, la falta de humanidad, el poder del poder, y el martirio de emplear nuestro tiempo y esfuerzo a cambio de nada. Solo para recaudar y escarmentar..pero no aprendemos, sólo tenemos miedo al al final , todo sigue igual para los pobres. ¿Que más puedo decir?...ah si, que : 

Así no se hace Señor guardia, ni se hacía ni se hace.