viernes, 5 de junio de 2015

Querida Soledad

Estoy sola. No es algo malo ni bueno, es, solamente es. Una circunstancia, con sus cosas buenas y sus cosas malas, pero dicen que la inteligencia es la capacidad de adaptación al medio o las circunstancias, por ello me parece una ineptitud quedarme llorando por no tener alguien cerca de mi, en vez de vivir todo lo maravilloso que la vida me ofrece en mi siempre injustamente menospreciada soledad.

 Podría decir que no estoy sola porque  tengo a muchas personas que me quieren, y no mentiría, pero a veces cuanta más gente te acompaña, más solo te sientes, a veces no necesitamos muchas personas si no solo una y muy cerca de nosotros,  un detalle impuesto antropológica, social y genéticamente que nos impera para que nos emparejemos y que hace que nos sintamos desdichados en nuestra soledad. 

Yo me siento afortunada, creo que tengo una vida espléndida, aunque la verdad es que mi vida empezó a convertirse en una gran vida en el momento en que acepté mi soledad honestamente y di mi consentimiento a un final conmigo misma.Miro mi futuro y me imagino viejita, impertinente y sola, pero me veo feliz..

Sin embargo hay muchas personas, que tienen problemas con la soledad, yo misma hace unos meses, era capaz de gestionar cualquier tontería por no verme sola, hasta que me di cuenta que cuanto más huía de la soledad más sola estaba.

Estar solo es estar con uno mismo, si no nos sentimos bien con nosotros mismos, nunca estaremos bien a solas, pero no confundamos, estar a solas, con estar solo. Toda persona que tenga a alguien a quien puede llamar para contarle un problema,  no está solo, de una manera o de otra tiene confianza e intimidad con alguien para permitirse ese precioso lujo, esa persona no está sola aunque no tenga pareja.

Solos están aquellos que prefieren callar,  porque no creen que nadie desee compartir y aliviar su dolor. Curiosamente para reír y para fiestas todos tenemos muchos amigos, pero a la hora de sacar nuestras tripas rotas, necesitamos tener una persona especialmente unida a nosotros...y es algo que emocionalmente debemos procurar tener siempre, pero a veces pasa que esa persona no está, y los días pasan sin poder recibir un abrazo reconfortante, sin nadie que te de las buenas noches solo a ti, y sobre todo sin alguien a quien darle todo ese cariño que se va acumulando en el corazón, cuando la distancia que te separa de los demás es demasiada y sientes como si el resto del mundo supiera algo que tu no sabes.

Por ello aunque te sientas muy mal, piensa que es algo natural, y que son muchas las personas que en ese mismo momento sienten la misma incertidumbre y el desasosiego que sientes tu. Lo importante es cómo cada cual resuelve ese vacío.

 Pueden hacerse muchas cosas: salir, conocer gente, divertirse e incluso vivir el amor , pero al final si no aceptamos  estar bien con nosotros mismos, todas esas distracciones no serán más que éso, distracciones,  y cuando volvamos a nuestra habitación y apaguemos el móvil, volveremos a sentir el mismo vacío en el pecho, y  con ese dolorcito cada uno hace lo que puede, unos lo ignoran y otros piensan que están teniendo un infarto, cualquier cosa antes que enfrentarnos a nosotros mismos, mirarnos dentro, aceptándonos como somos.. Aunque no hay que alarmarse, porque ese vacío solo es una sensación, que se arregla planteándonos  de verdad nuestra vida en solitario. Como un dúo artístico que se ha separado, tenemos que seguir adelante, pero tomando las riendas de nuestra vida con las dos manos y para nosotros solamente... llegamos solos a este mundo y solos nos marcharemos, una pareja no nos  asegura una mano en nuestros últimos momentos, ni mucho menos un bienestar, ni alguien que nos puede cuidar, una pareja es un tramite, una casilla obligatoria en este perfil social que hemos de cumplir, pero no nos dejemos llevar por romanticismos, canciones y consejos de personas emparejadas, si tener una pareja puede ser maravilloso, yo os aseguro que sintiéndose bien con uno mismo, sabiendo cuidarse, y cuidando de amigos, familiares y seres queridos...la soledad es una de las cosas que todos deberíamos de pasar en la vida, y así valoraríamos mucho más aquellos momentos en los que para lo bueno y para lo malo alguien se queda a nuestro lado y dejamos milagrosamente de sentirnos solos.