miércoles, 5 de octubre de 2016

CRONOS ( Piedra de la Filosofía)






Todo pasa. Todo pasa....Todo...pasa...Las personas, los acontecimientos, los sentimientos, la realidad, nosotros mismos. 

Gracias al tiempo todo va perdiendo importancia, lo bueno y lo malo.

Como las piedras calcáreas nos muestran los fósiles, el tiempo va haciendo en nuestra alma su propia linea temporal, y lo que pasó va quedando en nuestro recuerdo fosilizado en el mismo estado en que pasó por nuestra vida, nunca crecerá, ni cambiará, ni volverá. Pero tras ese recuerdo caerá otra manta de vida con nuevas personas, nuevos acontecimientos,...nuevos sentimientos que quedarán también petrificados en la montaña de nuestra existencia.

¿Alguna vez se han dado cuenta cómo hablamos de dolencias muy antiguas?...Con satisfacción. No importa lo duro que fuera lo que nos ocurrió, lo sobrepasamos, lo superamos, y seguimos aquí...si, orgullosos de poderlo contar y a veces con una sonrisa de melancolía. 

A día de hoy, yo siento como todo mi dolor y mi amor se va cubriendo, con nuevos dolores y nuevos amores, pero también con tiempos de nada, arena sin vida, que es la realmente necesaria para que ésa vida que ya no és, se convierta en un recuerdo inerte que no nos admire más que por su inminente existencia en tiempos inexistentes...

Te quise compañero,... amiga, juventud, mis bebés, mi energía, mis sueños, mi...Cuántas cosas he amado y poco a poco han desaparecido...y cuántas otras he sufrido y poco a poco se han curado. Cuántas personas nuevas han venido, y cuántas se han marchado...y ahora...sólo ahora amo lo que hoy amo y solo temo lo que hoy temo...mañana todo habrá cambiado, nadie puede detenerlo...

Perdona...no me hables del pasado, no necesito saber nada de él, aunque dicen que del pasado se aprende, pero no soy yo quien tiene que aprender de tu pasado. Cuéntame que te importa en estos momentos. Cuéntame qué puedo hacer por ti ahora. Mi yo de ayer ya no está, y mi yo de mañana no sé si estará disponible. 

Prometerse en el tiempo es absurdo, es amarrarse a un Dios terrible, a lo que nadie puede controlar. A veces las personas están en nosotros durante millones de años...dueños y supremos, como aquellos grandes dinosaurios, y otras quedan en un mero accidente de la naturaleza del que no hay apenas hallazgos, pero al final, todo termina. 

Todo será cubierto una y otra vez, cada segundo, cada minuto, cada día, cada año...hasta que nada signifique nada, y como dice la teoría : la suma de todas las fuerzas sea 0...y ésa nada se convierte en todo.

Mirar hacia atrás nos cuenta los hechos confusos de lo que creemos que ocurrió, y aunque estuvimos allí y lo vivimos, nunca sabremos si nuestro recuerdo es una distorsión de la distorsión de aquella realidad...que nunca sabremos. ¿Para qué entonces recordar?, ¿Para andar cómo científicos locos elucubrando si el Homo Erectus fue erectus antes que homo?...

Y mirar hacia el futuro...ay... es imposible.

Simplemente no se puede mirar porque no se puede ver,  si lo miras,  pondrás teorías, fantasías, elucubraciones, invenciones, deseos, expectativas, esperanzas, etc..etc..y mucho más...Y no está mal para que nuestra vida siga teniendo un sentido hacia adelante...pero hemos de saber que el futuro  al igual que el pasado, no existe, aun no existe, ahora no existe. 

En el juego de la vida no hay nada dicho hasta el instante que va trás el último instante, porque desde el anterior, puede ocurrir cualquier cosa, encuentras el amor, pierdes a un ser amado, dejas de ser lo que siempre fuiste, o el mundo ha desaparecido, hay incluso personas que en ese último instante volvieron a la vida...y es de éso de lo que en verdad se trata, porque la vida es el tiempo y el tiempo es también la vida.

Así que escribo. Quíen sabe si volveremos a vernos. Así lo deseo...Y ahora, sé que ésto es lo mejor que me está pasando, que tu me estés leyendo...

Vive el instante y serás eterno...