sábado, 4 de febrero de 2017

Pasa y.. Desordéname la Vida un poco



La piel sabe...


 Ha llegado alguien que hace que salga una parte de ti nueva y apasionante. Tiene poder sobre tus instintos. Aconsejable o no en tu vida, ha conseguido llegar a terrenos cercanos al muro. Tu ordenada y rutinada vida peligra peligrosamente, ya que como poco...ya...sólo su recuerdo te va a hacer arder por dentro...uff las normas de éste juego son muy crueles.

Hace mucho que no pasaba...Yo... y éste maravilloso caos. Aunque ya he aprendido a darle no tanta importancia. A esperar, esperar, y cuando esté hasta las mismas peinas del moño de esperar...seguir esperando...En este ajedrez amoroso donde las miradas son los peones,  no tiene fin el tiempo que tengo para mover mi pieza. Si es que algún día me decido a moverla...

Un recuerdo sobre mi piel, en mi boca...que hasta ahora es bonito...mejor lo dejamos así. Todo lo que le añada cargará las arcas del rencor...porque estaré dando parte de mi y esperaré parte de alguien a cambio, porque nadie, ni yo...damos nuestro corazón a cambio de nada..podemos dar dinero, ayuda, cariño, comprensión, compañía...podemos dar nuestro tiempo, nuestra juventud, nuestro futuro...pero nunca nuestro corazón, así que dejando el corazón fuera, espero que no tarden mucho en desordenar mi vida y largarse para que yo pueda seguir en mi armonía de soledades.

Llega alguien y no puedes hacer nada. Toca tu piel y te erizas...y las palabras, las circunstancias, la situación pierde todo el sentido. Las miradas dicen más de lo debido, los dedos hablan de lo que no deben bajo la tela que esconde nuestro yo más verdadero. Todos tenemos ése defectillo, ésa debilidad inocente de creer que por ese camino de ternuras vamos a llegar a encontrar el final feliz, pero nada más lejos de la realidad, el final feliz es ése bonito recuerdo, que solemos contar como un detalle sin valor verdadero, y que no nos está indicando ningún camino...por lo que continuar por ahí nos llevará a complicar lo sencillo...

Cuando ya no necesitas amor ni pareja ni cumplir unas expectativas sociales, cuando ya no duele que no te aprecien porque ya te aprecias tú...la piel comprende mucho mejor que el placer se deshace en el alma y se consume para dejarnos su regusto hasta que el viento cambie.

A mi "él" yo le pediría que me dejara beber una última vez de tan exquisito caldo, le pediría un rato reposar en su pecho, pero sé que después seguiría pidiendo, porque soy de carne y sueños, porque siempre queremos más aunque nos empache, porque aun tengo tiempo...pero prefiero correr para el otro lado, echar un tupido velo, que parezca que sólo fue un sueño, que nadie sepa nada y se convierta en un gran secreto, meritorio en su básica esencia, sin segundas partes ni explicaciones absurdas...

Que yo sea la dueña de mi fantasía, reina de aquel dulce recuerdo, que aun pasea por mis piernas tacón abajo, mientras reordeno mi vida y recojo sus caricias... y su ropa del suelo...