sábado, 3 de diciembre de 2016

PERDÓNAME SI TE OLVIDO




Sientes que no puedes...pero sigues. No vayas por ahí.

Es mentira.

No te dejes llevar por el corazón, el corazón siempre toma malas decisiones. Quizás la sabiduría está en anular las peticiones del corazón y dejarlo en estado de hibernación, para que no sufra... ni viva.

Como si de un anciano guerrero se tratara, voy a darle a mi cabezota y bruto corazón la paz que tanto necesita.
Hemos visto que ya todos los caminos que llegaban al otro lado han sido cortados, que lo que hay más allá no nos interesa, que nosotros en nuestro mundo interior sabemos ya encontrar la felicidad...y sin embargo nos empeñamos en seguir intentando comunicarnos con los demás esperando que algún día quieran venir a visitar ese bonito mundo que vive dentro de nosotros. Y pasa el tiempo. Y nuestros esfuerzos se convierten en batallas, y ese maravilloso órgano con forma de trasero sigue insistiendo en que algún día alguien se dará cuenta de cuánto valemos de verdad, pero el tiempo pasa, y no pasa.

Y el tiempo se agota y nuestro corazón se agota. Y las relaciones mueren y nuestro corazón muere...muere una y otra vez, casi ni se nota, apenas un segundo entre latido y latido, queda malherido  para siempre, y no contento y sin olvidar su dolor vuelve otra vez a la batalla, en busca de otra empresa en la que perder la vida...

Además no se te ocurra olvidar...éso es un sacrilegio.  Y no, no vale olvidar de boquilla para afuera y que después vuele un recuerdo y  nos dé un pinchazo la boca del estómago.

No nos permitimos romper con nuestro pasado porque es todo lo que tenemos y sólo los niños pueden vivir sin pasado, recién llegados del cielo Dios les dió esa virtud, pero cuando dejas de ser un niño, eres sólo todo lo que has vivido, y para lo malo o para lo bueno, necesitamos todo eso para ser nosotros, no podemos ni queremos omitir ningún detalle, ni una sola lágrima será olvidada y cada una de nuestras sonrisas será anhelada.

Vamos cargando todo lo que somos aunque no podamos, aunque nada de éso lo necesitemos ya, necesitamos el testimonio de que lo que vivimos lo vivimos de verdad, no queremos que nos olviden cuando nos hayamos ido, incluso yo diría que si hay algo que nos endulce el irnos es saber que quedará nuestro recuerdo.

¿Y?, ¿Qué beneficio saca eso? ¿La vida que ya no tenemos será mejor? ¿Se repararán los errores que cometimos?..No, nunca, nada va a pasar, la memoria de la humanidad es una mala memoria, que olvida rápidamente el dolor y se distrae con tonterías, la humanidad es en sí como una persona inmadura y caprichosa que se autodestruye dándose todo lo que desea aunque signifique su fin...

A mi entender ésta costumbre de cargar todo el tiempo con toda nuestra vida es imposible. Vamos pasando por etapas, y tenemos que dejarlas atrás, y sólo portar lo que necesitemos para los dos próximos días, mi vida es tal cual es hoy. Los recuerdos ya están grabados en nuestra memoria, pero debemos sacarlos de nuestro corazón, y olvidar, olvidar aquel amor, olvidar aquella amistad, olvidar aquel sueño,...no es tan grave, no pasa nada...vendrán nuevos amores, nuevas amistades y nuevos sueños, si es que le dejamos espacio, claro...

Lo que no sirva de este cajón desastre, lo que este roto, lo que no usamos, lo que no nos aporta nada...A la Basura¡¡¡¡. Sin pena, sin lástima, y deja las cosas claras, y tu vida bien arregladita, que tu dia a dia sea más ligero, más tranquilo, que tu corazón descanse, y aprenda a apreciar el amor por ti mismo.

Debes escoger lo que importa de verdad, construir emociones de felicidad, y a quien te haya olvidado a ti, mandalo al basurero de tu olvido junto a todas sus cosas, y sin rencor pero sin miedo, dile:

Compañero...Perdóname pero voy a olvidarme de ti...

El hedonismo está de moda, un minuto sin sentir que estamos disfrutando la vida a tope es un minuto perdido, y además ahora nuestra vida está totalmente documentada en las redes públicas, incluso, tanto queremos recordar lo que vivimos que lo tatuamos en nuestra piel, con orgullo, con lo cual, olvidar se hace imposible, irresponsable, determinante...

Yo como siempre, voy al contrario que el mundo, yo borro, tiro, me deshago de lo que no me es imprescindible hoy, no aprovecho más que lo que puedo asimilar, no fuerzo la vida, quizás porque yo creo que nada es mío, todo pasa por mis manos, lo puedo cuidar o dañar, y en ello estará mi valor, pero no puedo reclamar lo que no me pertenece, por eso he decidido hacer el resto de mi camino con las manos libres, para poder coger la mano de aquellos que me aman de verdad hasta que mi camino al fin llegue a la etapa en la que nadie pueda acompañarme...

 Y para los agarrados y usureros,  ladrones de sentimientos incapaces de producir felicidad para ellos mismos que se dedican a robarla de quienes sí sabemos construir una vida honesta, sólo tengo una cosa que decirles: 

Gracias. Suerte y perdona...porque no te necesito, no te quiero en mi vida, eres una molestia, no te permito ser parte de mí, la verdad no sé ni quien eres..., debe ser que ya...Ya te olvidé.