lunes, 14 de marzo de 2016

LA ÚNICA DIFERENCIA ENTRE HOMBRE Y MUJER. (Microteatro humor)






Elena  miró a Juan con una sonrisa y le dijo adiós con la mano, mientras él se ponía su casco y se marchaba en su bonita moto:

Dña. Vagina: ¿Creéis que volveremos a verlo?

Sra. Cabeza: Puede...depende de cuanto tiempo aguante ésta.

Srta. Corazón: eh...que ésto no ha sido culpa mía.

Sra. Cabeza: No, ha sido  mía...¿No te joroba?

Srta. Corazón: Bueno todas sabemos quien ha sido la instigadora.

Dña. Vagina:...es que vosotras sois unas aburridas...¿Yo soy la única que cree que nos ha sentado estupendamente?

Sra. Cabeza: Tu eres la única que no sabe aguantarse,

Dña Vagina: ¡Pero si me tenéis siempre a dos velas!, como si lo que yo dijera lo escuchara alguien, la una que  quiere el amor verdadero, la otra que todos tienen no se cuantos defectos...al final la que se queda siempre con las ganas soy yo.

Sra Cabeza: Tu siempre nos metes en líos, por más que quieras convencernos de que atrasa la menopausia y que sube las serotoninas. Y tú Srta. Corazón tienes que dejar de hacer ésto. Sé que te sientes sola y que los problemas te abruman, ¿pero no ves que el muchacho pasa de ti olímpicamente?, deja de pensar que cualquier imbécil puede ser el elegido.

Srta Corazón: Cómo se nota que tú no sientes. No puede ser todo tan disciplinado como  quieres. Tú también te equivocas. Dijiste que todo saldría bien pero aquí estamos, con la misma discusión de siempre...y yo sola, siempre sola...además sólo estaba descansando, sé de sobra que no era mi príncipe azul.

Sra. Cabeza: Eso no te lo crees ni tú. Tu te entregas, sin reservas y nos pones a todas patas arriba...

Dña. Vagina: Eh, yo nunca me he quejado por eso...

Sra. Cabeza : Nunca mejor dicho pero  sabes que aun no ha llegado alguien que merezca tanto...

Srta. Corazón: Pero quizás algún día alguien me vea y quiera compartir su latido conmigo.

Sra. Cabeza: ¿Cómo van a verte so ñoña con ese muro que te has construido?....lo único que ven es a Dña. Vagina que ya podía ponerse alguna vallita o algo.

Dña. Vagina: Yo no tengo la culpa de que los hombres no os miren a ninguna de vosotras dos.

Sra. Cabeza: Eso es cierto, en verdad la culpa no es nuestra, ¿De que nos sirve ser tan cuidadosas e inteligentes si a ellos les da exactamente igual?...con que Dña Vagina esté dispuesta.

Srta. Corazón: No estoy de acuerdo, seguro que hay un corazón ahí afuera que me busca a mí.

Sra. Cabeza: Jajaja, pobrecita, inocente....

Dña Vagina: No es por ser desagradable amiga...pero no lo creo.

Srta. Corazón: ¿Entonces que hacemos?, ¿nos quedamos solas para siempre?

Sra. Cabeza: Yo me encargaré de organizarlo todo, Dña vagina tendrá que aprender a hablar sólo en los sueños. Y tú te dedicarás a dar amor a todas las personas que lo necesiten. Nos haremos budistas o algo... No puede fallar.

Sólo pasaron cinco minutos cuando sonó el teléfono.  Jorge un ex de Elena quería tener una cita con ella.

Srta. Corazón: ¡Lo sabía!, Ha vuelto,  Me quiere...Éste es el verdadero, lo presiento...

Dña Vagina: A ver si es verdad y hay algo de ambiente por aquí.

Sra. Cabeza: Por favor, ¿ese "greñas" egoísta?. Estais las dos taradas.

Srta Corazón: ¿Y si vuelve a engañarme?, recuerdo cuanto daño me hizo...

Dña Vagina: Por mí paso también, ni siquiera está bueno, Para éso mejor nada.

Sra. Cabeza:  Bueno, al fin nos pusimos de acuerdo,  es un estúpido, verás como nos echa algo en cara...


Elena le dijo a Jorge que no quería volver a verle y se despidió educadamente, pero  Jorge se enojó y le dijo que no le daba ninguna oportunidad después de todo lo que había hecho por ella, a lo que Elena reaccionó colgando el teléfono.

Sra. Cabeza: Jamás entenderé porque les es tan difícil a los hombres comprendernos...Yo creo que ha estado clarísimo ¿No?
Dña Vagina: Por supuesto.
Srta Corazón: Hasta un niño lo entendería...Aunque mañana podemos llamarlo para ver cómo está.
Dña vagina: A ver cómo me levanto...porque me toca ya mismo la regla...
Sra. Cabeza: Es el más inteligente que hemos conocido...mejor nos esperamos a que vuelva a llamarnos...que demuestre que tiene interés...

Al otro lado del teléfono Jorge  se quedó en silencio mirando la pantalla.

D. Pene: Con ésta no hay nada que hacer ya.
Sr. Corazón: Pues a por otra ¿No?, Será porque no hay mujeres.
Sr. Cabeza:..mmm...¿Habrá empezado ya el partido?...

FIN.